Extranjero|Extranjero > Trabajo

“Au pair”, una oportunidad de viajar y aprender otro idioma

Escrito por Virginia / 4 de septiembre de 2008

Todos conocemos la importancia de dominar varios idiomas. Una de las mejores formas de aprender una lengua extranjera es trasladarse a su país de origen o donde se hable ese idioma que se desea aprender. Pero esta forma de aprender es costosa. Una alternativa interesante es hacerlo bajo un plan de “au pair”, una actividad remunerada que nos permitirá no solo aprender o mejorar el dominio de otro idioma, sino también de imbuirnos de las costumbres y la cultura de otros país.

Trabajar de au pair te permitirá aprender idiomas y vivir una bonita experiencia

Trabajar de au pair te permitirá aprender idiomas y vivir una experiencia inolvidable

El Acuerdo Europeo sobre la Colocación Au Pair define el término au pair como “la acogida temporal en una familia a cambio de determinados servicios, de jóvenes extranjeros que desean mejorar sus conocimientos lingüísticos y tal vez profesionales, así como su cultura general, adquiriendo un mejor conocimiento del país en el que son acogidos”.

Entonces, un “au pair” es una persona extranjera – generalmente del sexo femenino, pero no necesariamente – acogida por una familia para cuidar niños y, ocasionalmente, colaborar en las tareas del hogar.

Un/a au pair no es un “niñero” o “niñera”, ya que se rigen por contratos laborales diferentes. El o la au pair convive con la familia receptora como un miembro más de la familia y percibe una remuneración semanal o mensual. Durante su contratación como au pair debe prestar servicios a la familia receptora, entre 20 a 40 horas semanales y disponer de por lo menos, un día libre en la semana.

En su tiempo libre, el o la au pair puede asistir a cursos para mejorar el idioma o hacer turismo. En Estados Unidos, la asistencia a clases sobre el idioma es obligatoria.

El o la au pair no mantiene relación laboral con la familia receptora. En Europa, su contrato de trabajo se rige por el Tratado Europeo de Au Pairs; en otros países, fuera de la Comunidad Europea, se rige por las normativas vigentes en cada país.

Mediante este contrato se establecen derechos y obligaciones para ambas partes.

La familia receptora debe:
-Disponer de una habitación para uso exclusivo y propio del o de la au pair.
-Cubrir los gastos de manutención durante su estancia.
-Pagar el salario correspondiente.

Por su parte, el joven o la joven au pair debe:
-Colaborar en el cuidado de los niños de la familia receptora y todo lo relacionado con ellos: ropa, habitación, comidas, juegos, salidas, etc.
-Colaborar con tareas sencillas del hogar, siempre y cuando la familia receptora lo establezca por contrato y si no dispone de personal especifico para ese fin.

La duración de un contrato au pair puede ser entre 6 meses a 2 años. La solicitud de inscripción en el programa se realiza con una anticipación de 4 semanas, pero este período puede variar, dependiendo del país elegido y de la época del año. Para el verano, las solicitudes deben presentarse con un mínimo de dos a tres meses de anticipación, ya que existe mayor demanda.

El salario de un/a au pair en Europa tiene un promedio de 200 euros al mes, siendo Alemania el país que ofrece el menor salario y Suiza, el mayor. En Estados Unidos el salario se encuentra en el orden de los 130 dólares por semana.

Hay que tener en cuenta que los gastos de tramitación (que oscilan entre los 250 y los 300 euros), los costes de los pasajes de ida y vuelta y el seguro médico corren por cuenta de la/el postulante.

Requisitos para ingresar en un programa au pair

-Ser mayor de 18 años (algunas agencias admiten el ingreso a los 17 años)
-Completar una solicitud en una agencia au pair (la agencia au pair es la mediadora entre la familia receptora y la o el au pair)
-Adjuntar fotos con niños y por lo menos una carta de referencia
-Adjuntar una carta de presentación dirigida a la posible familia receptora, escrita en el idioma del país elegido, indicando hobbies, interés en el país elegido o en el aprendizaje de ese idioma, experiencia anterior en el cuidado de niños y cualquier otro aspecto que contribuya a formarse una idea del perfil del o de la au pair
-Certificado médico
-Fotocopia del carnet de conductor, si se posee
-Fotocopia de títulos
-Informe policial reportando que el o la candidata/a no tiene antecedentes.

Si el país de destino no es miembro de la Comunidad Europea, puede ser necesaria una visa, que se tramita en la embajada correspondiente, en el país de origen.

Cobertura médica

Por contrato, ni la familia receptora ni la agencia mediadora se hacen responsables de los problemas médicos que pueda padecer el o la au pair durante su estancia en el país extranjero.

Por eso es necesario contar con algún tipo de cobertura que permita afrontar emergencias. Si el país de destino es miembro de la Comunidad Europea, se puede tramitar la Tarjeta Sanitaria Europea en cualquier oficina de la Seguridad Social.

Si el país de destino es Estados Unidos, es obligatoria la contratación de un seguro privado, prestando especial atención al tipo de cobertura y las ciudades de aplicación de esa cobertura.

Conclusiones

Trabajar como au pair implica ventajas y beneficios, pues se accede a la posibilidad de aprender un idioma en su “hábitat” natural, además de conocer nuevas culturas y contribuir al enriquecimiento personal a través de nuevos amigos y relaciones. Además, se obtendrá un pequeño beneficio económico que permite sostener la estancia fuera del lugar de origen.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que debe hacerse un desembolso inicial de dinero para acceder a los programas au pair, y estar emocionalmente preparado/a para separarse, quizás por primera vez, del seno familiar y del propio lugar de pertenencia.

Para seguir investigando
Acuerdo Europeo sobre la Colocación Au Pair
International Au Pair Association (IAPA)

Tags: ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment