Noticias

Autoridad, poder y los vínculos entre ambos

Escrito por Sol / 30 de octubre de 2009

¿Es lo mismo tener poder que ser respetado? ¿Cuál es la diferencia entre tener un cargo alto en nuestro trabajo y llevarlo a cabo de una manera legítima?. En el vínculo con el grupo de trabajo se contruyen estas nociones, estas maneras de llevar a cabo nuestra labor. Es interesante reflexionar acerca de la dinámina que generan en los grupos los espacios de poder.

Los símbolos del poder son muchos y variados

Los símbolos del poder son muchos y variados

Sucede en ciertos momentos de la vida en que un profesional llega a ocupar espacios en los cuales debe ponerse a cargo de determinadas situaciones, como jefe, como coordinador e incluso como docente. Desde el cargo, desde lo institucional, se trata de encargarse de colegas, trabajadores o estudiantes, coordinando actividades con cierto fin laboral, profesional o de aprendizaje.

Es en este momento que la noción de autoridad comienza a aparecer. Usualmente ligada a la idea de respeto, el hecho de que alguien ocupe un cargo que suponga una cierta relación de poder, no quiere decir que este sea reconocido como tal.

Se hace camino al andar

Ganarse el respeto y el visto bueno de los compañeros no es sencillo y es una tarea que se va construyendo en la labor diaria. Aquellos que intentan imponer ciertas líneas de trabajo a través de gritos, obligaciones o imposiciones no son necesariamente respetados y no puede decirse que detenten la categoría de autoridad, sino tan solo puede decirse que ocupa un cargo poderoso. En el camino mismo, en el recorrido por un trabajo sostenido y respetuoso es donde se gana de a pequeños pasos el respeto y la categoría de autoridad, de voz autorizada. ¿Cuál es el límite? ¿Cómo lograr ser una voz autorizada? ¿Cómo no confundir confianza con debilidad? Pues bien, este es un camino que no se hace en un día o dos.

Los lugares de poder son difíciles de sostener, son dificultosos, requieren mucho trabajo individual, pero también mucho trabajo en grupo. La mejor forma de recibir muestras de respeto, es ganándoselo, nunca imponiéndolo. Es sabido que los grupos humanos que se consolidan mucho mejor sobre las bases de la confianza, del trabajo en equipo real, bien coordinado, abierto a la escucha, del respeto, de los espacios ocupados por quienes los merecen y pueden completarlos.

No tener miedo a compartir

Muchos consideran que ceder ante ciertas solicitudes en símbolo de debilidad. Sin embargo, no hay mayor actitud respetable que la escucha. El poder no solo escuchar, sino aprovechar aquello que llega a nuestros oídos, es un gesto de grandeza. En este sentido, dar pie a otras voces es permitir el diálogo, herramienta que es fundamental para la producción de ideas, propuestas y puestas en práctica.

Esto implica, además de un crecimiento personal, la posibilidad de convertirse en un líder en el grupo, en un verdadero líder funcional, respetado y con autoridad, no convirtiéndose en un pleno espacio de poder injustificado.

Tags: , , , , , , , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment