Carrera > Profesiones

El aspecto personal de emprender

Escrito por Andres / 8 de septiembre de 2008

Lo más importante es fijar un objetivo y plantearse, con argumentos válidos, el desafío de alcanzarlo. El camino de cualquier emprendimiento es difícil y posee obstáculos. Esto exigirá que la persona cuente con ciertas capacidades y características. Algunas de ellas son confianza, paciencia y optimismo.

Vivir en Londres sería todo un reto

Vivir en Londres sería todo un reto

Como primera medida, una persona con la intención de emprender debe tener claro el motivo que lo lleva a esa iniciativa. Poco importa en este sentido si se trata de un proyecto estudiantil, laboral o relativo a cualquier otra índole. También es ideal que exista un denominador común, que de alguna forma es parte de lo anterior. Las causas del comienzo de un emprendimiento pueden ser una oportunidad, un deseo o bien la posibilidad de dar vida a una vocación.

En esta cuestión, hay dos factores que juegan un papel importante: el sueño y la ilusión. Estos dos puntos deben ser la raíz de cualquier proyecto y es básico no restarles valor, ya que podrán funcionar como soporte emocional en circunstancias oportunamente adversas. Además, para lograr continuidad, resulta clave el hecho de emprender en algo que guste e interese.

Características de un buen emprendedor

– Optimismo, motivación, entusiasmo, confianza e ilusión serán cualidades fundamentales en el camino.

– Acción y deseo de aprender por sobre todo, siempre sin perder la paciencia.

– Capacidad para afrontar positivamente las épocas malas.

– Conciencia de que lo duradero no se consigue en poco tiempo.

– Entereza para enfrentar los problemas sin dejar de hacer foco en lo positivo.

– Conocimiento de lo que se hace y disposición para el aprendizaje continuo.

Convertir la necesidad en oportunidad

En el recorrido que supone un emprendimiento, la persona que haya enfrentado el desafío, lógicamente, tendrá obstáculos. Para contrarrestar estos posibles inconvenientes será primordial pensar y reflexionar al respecto: emprender es trabajar para el crecimiento de algo propio que, aparte de promover ingresos, genere satisfacción. Entonces, convertir la necesidad en oportunidad y tener constantemente nuevas perspectivas hará relucir los aspectos positivos que despierte el emprendimiento en cuestión.

El arte de la paciencia

En materia de emprendimientos y empresas, el elemento personal es substancial. Las decisiones y elecciones se deben tomar, sin excepción, luego de un análisis de la situación. Así es que el emprendedor tiene que alcanzar un alto grado de conciencia con relación a los plazos, que generalmente son largos y exigen mucho esfuerzo.

De esta manera, otra parte importante es la capacidad de cultivar las cualidades que no existen naturalmente. Porque no todos los individuos cuentan con esas virtudes que tanto se necesitan: condiciones para afrontar dificultades, paciencia, no temer a los desafíos y tampoco a arriesgar. Como conclusión, lo cierto es que la diferencia la marcan las características personales antes que cualquier inversión económica que se pueda realizar.

Tags: , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment