Educación > Cultura

La educación según Rousseau

Escrito por Ademir / 17 de diciembre de 2009

Los planteamientos del suizo Juan Jacobo Rousseau se erigen como un incentivante desafío al que deben de dar respuesta, obligatoriamente, cualquiera de los sistemas emergentes de la educación de nuestro tiempo. No podrán tener sentido alguno las pedagogías que se manejan actualmente en las instituciones escolares básicas si no fueran una derivación a favor o en contra de las consideraciones de este filósofo.

Retrato de Jean Jacques Rousseau, un pionero en la educación

Retrato de Jean Jacques Rousseau, un pionero en la educación

Si es verdad que la educación motiva un proceso interno en el alumno, estructurado a base de transformaciones de mejora continua, lo cierto es que Rousseau colabora en todo momento a que la educación misma se eduque jornada tras jornada, por obra de una visión lúcida y libre de sus propios fenómenos.

La esencia de lo humano

El principio capital sobre el que Rousseau cimienta todo su edificio teórico acerca de la educación es el siguiente: el hombre es un ser naturalmente bondadoso, proclive a la justicia y al orden que no guarda ningún tipo de perversidad original en el fondo de su ser, de tal modo que los movimientos iníciales de su existir son los correctos, los mejores posibles.

Lo que distorsiona esta armonía esencial de las personas, de acuerdo a Rousseau, es una consecuencia directa de alternar por medios artificiales este balance original que todo humano expone en su corazón al nacer. Ciertos vicios y limitaciones de orden social son los causantes de la pérdida de esta virtud primera, dote invaluable con la que llegamos al mundo.

Las dos dependencias

Para Rousseau existen dos grandes tipos de dependencia, de la los objetos, que se genera por el contacto con la naturaleza, y la de los seres humanos que se produce en la sociedad. La primera de estas circunstancias, al carecer de toda moralidad, ni menoscaba libertad, ni produce vicio alguno. Por el contrario, la segunda circunstancia, por tratarse de un constructo humano, y por lo tanto, falible, genera todos los vicios y los obstáculos para una formación provechosa para el estudiando.

Lo que propone Rousseau, por lo tanto, es una educación no prohibitiva, sino que más bien ponga al educando en la posibilidad de desarrollar la inclinación hacia la racionalidad y el orden que le es inherente por naturaleza.

Lecciones de vida

Finalmente, de acuerdo a lo propuesto por Rousseau, las lecciones formativas no deberían desestimar la ocasión de constituirse en auténticas lecciones de vida, más cercanas al mundo y a sus derroteros, que a las abstracciones lejanas que a veces nos conducen las construcciones teóricas impartidas. La educación para Rousseau es un retorno permanente al interior del ser, más que un alejamiento para estudiarlo todo desde fuera.

Tags: , , , , , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment