Formación > MBA

Las empresas invierten cada vez menos en formación

Escrito por Andres / 6 de agosto de 2008

Esta tendencia crece a raíz de los problemas económicos con los que las compañías lidian en la actualidad. La inversión en la capacitación de los empleados es de vital importancia cuando el objetivo empresarial es mejorar a nivel competitivo y productivo. Para crecer en esta materia, es fundamental que ambas partes tomen la debida conciencia al respecto.

La crisis económica que se vive en muchas partes del mundo tiene diversas consecuencias con variado alcance. En el aspecto laboral, existe una tendencia muy clara que se afianza en los últimos tiempos. Una de las evidencias que deja este problema es el siguiente: agobiadas por los inconvenientes a nivel financiero, las empresas invierten cada vez menos en la formación continua de sus empleados. Esto desencadena en otra serie de complicaciones, sobre todo a largo plazo, ya que las cualidades y capacidades se alejan de la idea de un crecimiento gradual.

Las causas

El tema clave por el que esta tendencia crece es que, ante un ajuste de presupuesto, las primeras medidas recaen sobre el recorte en la formación, que en muchos casos aún no es visto como una inversión, sino como un gasto. La posibilidad de frenar esta situación está intacta, ya que estadísticamente los descensos con respecto al aporte de las empresas en los trabajadores todavía son leves. Una de las cuestiones que sí puede realmente preocupar es que, en 2009, esta realidad podría empeorar.

Invertir en formación puede ser un incentivo

Las empresas y organizaciones disponen de bonificaciones públicas que significan una motivación extra a la hora de formar a los empleados. Sin embargo, este beneficio es aprovechado fundamentalmente por las grandes compañías. A las pequeñas y medianas empresas les cuesta gestionarlo y, en algunos casos, hasta desconocen su existencia. El lema que debería instalarse en la sociedad y en el mercado es que destinar un buen presupuesto a la formación se traduce en importantes mejorías con relación a la competitividad y la productividad.

Las preferencias empresariales a la hora de la formación

Liderazgo y habilidades directivas se tornan la prioridad de las compañías al momento de invertir en sus empleados, en tanto que los idiomas y las cuestiones tecnológicas, que crecieron mucho en los últimos años, ya están por debajo. La clave para lograr conciencia en esta materia es informar mejor a las empresas de la existencia de ayudas y alcanzar la valoración de ambas partes. Además, es fundamental adaptar los horarios y las metodologías de los cursos a las necesidades de los trabajadores.

La importancia de una conciencia mutua

Además de una necesaria reflexión por parte de los directivos empresariales, también debe existir responsabilidad en los trabajadores, que quizás por apuntar casi obsesiva y ciegamente a un buen sueldo descuidan cuestiones que, a la larga, terminan siendo vitales.

Tags: , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment