Educación > Cultura

María Lejárraga: apasasionada de las letras y de los derechos de las mujeres

Escrito por Noelia Jimenez / 8 de marzo de 2010

Feminista incansable y entregada divulgadora de las letras. María de la O Lejárraga intentó llevar la cultura a todos los sectores de la población, especialmente a los más excluidos. Un ejemplo de esfuerzo y constancia en sus ideales.

Foto extraída de la web ESCRITORASYPENSADORAS.COM

Foto extraída de la web ESCRITORASYPENSADORAS.COM

Nació en 1874 donde también lo hizo la lengua en la que escribió sus obras, el castellano, en San Millán de la Cogolla. Creció en una familia acomodada y pudo estudiar magistero, el cual decidió ejercer en un barrio obrero de Madrid. Su vida la dedicó a lo que más amaba y por lo que más sufrió: la escritura, la educación y la política progresista.

María terminó viviendo exiliada en Buenos Aires, escribiendo, traduciendo y trabajando en periódicos, revistas y emisoras de radio. Anteriormente publicó numerosas obras aunque solo pudo firmar con su nombre, unas traducciones, los volúmenes de prosa “Cuentos Breves” (1899) o “La mujer ante la República” (1931), entre otros.

Feminista concienciada y activista

Su estrecha vinculación con Granada la llevó a ser en 1933 Diputada al Congreso por ésta ciudad. María Lejárraga trabajó en asociaciones por la educación de la mujer y llegó a ser Vicepresidenta de la Comisión de Instrucción Pública. Además, participó en el Lyceum Club entre 1926 y 1936, y fundó la Asociación Femenina de Educación Cívica en 1931.

Ese mismo año se afilió al Partido Socialista y después, víctima de la Guerra Civil, se exilió en Suiza, de donde también tuvo que escapar debido a la persecución nazi y fascista que sufría . Argentina fue el país donde terminó su larga marcha por diversos países del mundo, y donde murió en 1974.

Un camino de espinas

Por mucho tiempo, el pseudónimo del esposo la sirvió como única vía para publicar sus obras, aprovechándose él para explotarla y ganar dinero. Después, Gregorio Martínez Sierra conoció a una actriz cubana con la que formó una compañía de teatro y tuvo una hija. María aceptó esta situación pero fue cruelmente abandonada, momento en el cual tomó la lucha feminista con más fuerza que nunca.

Durante el exilio, Gregorio la enviaba el único dinero con el que María Lejárraga sobrevivía, a cambio de la creación de comedias para éste. Cuando él murió, volvió a firmar ella misma para cobrar como autora de sus libros. Sus nuevas obras reflejaron su desilusión amorosa y política tras haber visto caer a la República. Como añadido, también soportó el rechazo hollywoodiense a las obras que allí ofreció.

Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment