Noticias

Evitando el síndrome del “burn-out”

Escrito por Sol / 6 de noviembre de 2009

De un tiempo a esta parte se esucuchan cada vez con más frecuencia casos de síndrome de burn-out, también denominado el síndrome del quedamo. Prologanda exposición a situaciones de stress, o simplemente desagradables en nuestro trabajo y vida social, pueden llevarnos a este límite. ¿Se puede evitar? ¿Cómo aprender a leer los avisos que da el cuerpo?

Hay que evitar el "burn-out"El concepto de burn out para referirse a un estado de alteración mental producida por el desgaste de las exigencias, obligaciones y características de lo espacios laborales que transitamos, tiene ya unos 30 años. Sin embargo, en este último tiempo se ha intensificado el uso de este concepto para explicar conductas de profesionales varios alrededor de todo el mundo.

Aquel que está “quemado” presenta una suerte de cansancio permanente, ligado más bien a una cabeza cansada que a un cuerpo exhausto en si mismo. Suele suceder que ante proyectos laborales que están cargados de situaciones complejas, exponiéndose a un stress permanente, llega cierto momento en que la cabeza necesita poner un freno.

Los casos de profesionales que acusan este síndrome se multiplican en aquellos recintos laborales en los que se trabaja con la vida humana, con situaciones extreman o empresas que manejan grandes cantidades de dinero. Cuando las responsabilidades son no solo muchas, sino muy pesadas, es necesario poner un freno a tiempo para no llegar a quemarse en el intento.

El stress como aviso

El stress, con todas sus vicisitudes puede ser un paso anterior al síndrome del burn-out. Aquellos que se exponen a situaciones de stress sostenido tienen una gran probabilidad de caer en esta sensación de agotamiento profundo e incluso de fracaso incluso habiendo tenido logros, una actitud negativa ante el desarrollo profesional. Es importante estar atento a los avisos que da no solo el cuerpo, sino también la mente. Hay quienes ponen en el cuerpo las sensaciones, un ejemplo claro de esto son las alergias o los brotes en la piel. Ante situaciones de stress, el cuerpo reacciona, pone una aviso, señala una falta de algo o un exceso.

Sin embargo, es preciso no dejar de lado avisos quizá más sutiles, o que simplemente no se ven. A la hora de dormir, por ejemplo, suele suceder que bajo mucha presión es casi imposible conciliar un sueño relajante, total, en el que sea posible no solo dormir, sino descansar.

Poner un freno

Reflexionando sobre este síndrome entendemos que es necesario buscar el freno a tiempo. Es preciso pensar, desde la actitud, la manera de que lo laboral o lo social no logren repercusiones no solo negativas, sino hasta en un punto insalvables, buscando quizá aferrarse de aquello que podemos disfrutar. Entendemos que lo laboral y lo vincular tienen mucho de obligatorio o de responsabilidad pero, si bien no pueden convertirse en puro placer es interesante fijarse de qué manera podemos ubicarnos a nosotros mismos para no terminar quedamos.

Tags: , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment