Tecnología

Spin-off: la nueva forma de emprender (primera parte)

Escrito por Virginia / 4 de diciembre de 2008

“Spin-off” es un término anglosajón que expresa la idea de la creación de nuevas empresas en el interior de otras empresas u organizaciones ya existentes. Con el tiempo, pueden adquirir independencia jurídica, técnica y comercial.

El mundo empresarial amplía su espectro, a partir de nuevas relaciones, nuevos modelos y nuevas formas de invertir. Las “spin-off” suelen ser también conocidas como Empresas de Base Tecnológica, y generalmente están ligadas a una universidad para contribuir a la transferencia de hallazgos científicos desde la universidad al sector social, a través de productos innovadores.

Un ejemplo es Sillicon Valley, nacido por la acción conjunta de las Universidades de Stanford y Berkeley, en California, que refleja el avance de esta práctica en Estados Unidos, mientras que Europa e Iberoamérica se encuentran aún retrasadas en este aspecto.

El concepto de spin-off

Se trata que dentro de un organismo público o privado de conocimiento como es la universidad surjan iniciativas de creación de empresas de base tecnológica, que apuesten a la innovación. La iniciativa y la financiación inicial de estas “empresas” surgen de la universidad, aunque posteriormente pueden participar capitales privados.

Algunos especialistas ven al spin-off como un “nuevo contrato social de la universidad”, mediante el cual se trata que la investigación en las universidades sea funcional para ser colocada en el mercado.

En el proceso intervienen profesores, alumnos o personal administrativo y de servicios (PAS) con alta formación en investigación e interés por aplicar sus conocimientos a la creación de nuevos productos susceptibles de ser colocados en el mercado.

Se podría afirmar que se aplica la filosofía empresarial de William Bolton quien postula que las “materias primas” de estas empresas han de estar constituidas por “ideas” y “gente” capaces de convertirse en “oportunidades comerciales” y “potenciales emprendedores”, respectivamente.

Para los investigadores, esta nueva filosofía supone una oportunidad de empleo dentro de una oferta escasa. Para la universidad, es una oportunidad para transferir sus conocimientos a la sociedad, además de optimizarlos y obtener beneficios. En los países Iberoamericanos, por ejemplo, las incubadoras de empresas y las spin-off ofrecen la posibilidad de crear empleo e inversión con el objeto de compensar los efectos negativos del subdesarrollo.

La importancia de la visión empresarial

Para desarrollar una spin-off es necesario contar con factores internos como la orientación emprendedora, capacidad tecnológica traducida en el número de patentes y la propiedad intelectual, y la capacidad para administrar los recursos financieros invertidos. Además, existen factores externos como la capacidad para establecer redes de contacto para la búsqueda de nuevas ideas o recursos, las alianzas estratégicas con otras universidades, inversores potenciales, clientes o las relaciones bilaterales con los gobiernos, agentes regionales, internacionales o recursos del fondo público.

Instalar un nuevo negocio no es tarea fácil para los científicos, que siempre se han dedicado a indagar, investigar y descubrir. Pero sin la visión empresarial no se puede desarrollar un emprendimiento. Los principales problemas con los que se enfrenta un investigador-emprendedor son la falta de visión empresarial, las dificultades técnicas que puede tener el negocio y las dificultades para insertarse en el mercado.

Tags: , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment